sábado, 14 de mayo de 2016

Los miedos de Borja





Los caros y relucientes zapatitos de charol de Borja rompieron la fina escarcha que cubría el charco y chapotearon nerviosos tratando de escapar del agua gélida y turbia. Pero los impolutos calcetines blancos, perfectamente levantados hasta las huesudas rodillas, filtraron el frío y el fango líquido.

-Mirad ahí abajo, hijos.- Don José Fontcuberta de Torres Peralta acompañó su orden con el golpe sonoro de la puerta del lujoso coche cerrándose con rudeza.

Sus dos hijos mayores, Borja y Hugo, plantaban su infantil altanería junto al vehículo, ataviados de domingo tras la misa. Pero sumidos en el desconcierto por lo extravagante de la situación. Fran, permaneció preso del cinturón de seguridad en el asiento trasero, mostrando su desasosiego tras la ventanilla velada de vaho. Don José juzgó que sus tres años no le capacitaban aún para participar de aquel episodio.

El gris del cielo parecía querer arañar con su plomiza panza el desamparo del vertedero. Sobre el fago, infinidad de charcos de agua turbia y terrosa brincaban agitados por los impactos intermitentes de las gotas de lluvia que las nubes lloraban. Y un viento lúgubre gemía entre las casas de uralita y los edificios de ladrillo. El helor del aire aferrándose a su cara y a sus párpados, cristalizó de diamantes brillantes sus pupilas  desorbitadas. 

Desde la altura de la cuneta de la carretera, la barriada parecía, aplastada entre el cielo pardo y el barrizal cubierto de chatarra oxidada y papeles empapados, la alegoría sarcástica de un sándwich de la miseria. Lágrimas de corrosión recorrían las estructuras metálicas de unos columpios que colgaban de una sola cadena, en una estampa fantasmagórica. 

De algunas chabolas, tuberías oxidadas apuntadas torpemente contra la verticalidad del cielo, regurgitaban bocanadas de humo que se disipaban entre el reptar de las nubes.

Ropas tendidas de las ventanas, se agitaban histéricas, empapadas por la lluvia y golpeadas por  el viento lastrado del olor a neumático quemado y  podrido del vertedero. 

Un vello verdecido y ralo de gramíneas, salpicaba las lomas suaves que engullían con sus ocres la imagen apocalíptica. La vida estrangulada por el barro y la basura; enfriada por la lluvia y atacada por un viento furioso.  Sepultada con sus miserias y sus anhelos desatendidos. Con sus desesperanzas histéricas domadas por el temple de la sobriedad endurecida del desengaño. Cubierta por la densa e inquebrantable sombra de un cielo plúmbeo, lastrado de sueños mutilados y podridos que gritaban desde las rasantes alturas, gimiendo por su suerte mientras el aire fustigaba con sus latigazos el galopar majestuoso de las nubes oscuras.

Lejos de Borja, bajo la lluvia, unos críos desharrapados jugaban entre los hierros esqueléticos y calcinados de un coche muerto. Tan muerto y apagado como las esperanzas de aquel pozo oscuro e infecto de Madrid, que parecía incompatible con la luminosa y fina delicadeza del mundo de los Fontcuberta.

Borja sintió un escalofrío que tenía más que ver con un miedo irracional que empezaba a hormiguear por sus entrañas, que con la temperatura rayana en los cero grados.

-Mirad bien ese lodazal. Ahí viven los gusanos. Entre basura, barro y hedores sulfurosos. Apegados a la miseria y a la basura como garrapatas. Como salvajes. Devorándose los unos a los otros con un hambre ciega y asesina. Ahí habita el demonio.

Don José fruncía el ceño y hablaba con tono grave y cavernoso. Con fulminantes destellos de una rabia indómita despuntando en cada palabra y la mirada clavada en aquel enclave olvidado de la periferia obrera.

El pequeño Borja tiritaba por el frío y el pavor que la escena le provocaba.

-De allí, de esos infectos lodazales, lanzará el demonio sus tentáculos una y otra vez contra los nuestros. Contra los de nuestra clase. Contra los humanos que Dios creó, y tratarán de atraparnos para arrastrarnos a su asquerosa condición de especímenes inferiores. Dios los puso en el mundo para que sirviesen a nuestros intereses. Pero hemos de tener siempre presente que son seres viles y envidiosos.  Y esa inquina y esa rabia que guardan para nosotros,  es una amenaza permanente contra la que debemos estar precavidos y a la que hemos de adelantarnos.

Impactado por las palabras mesiánicas de su padre, Borja Fontcuberta agudizó la vista a través de la fina cortina de lluvia y su mirada se cruzó con la de uno de aquellos niños que jugaban alrededor del viejo coche desguazado.

Borja cumpliría diez la próxima semana. Aquel crío greñudo y mugriento, con  la camiseta empapada constriñéndose contra su menudo cuerpecillo,  debía tener apenas tres o cuatro años. Pero había un halo de senectud enturbiando su mirada. El pequeño Fontcuberta guardaría por siempre, no sólo aquella escena, sino todo lo que la rodeaba. Las sensaciones, los olores, el timbre de la voz de su padre, la lluvia helada chocando contra su rostro y las gotas pendidas del flequillo desprendiéndose y cayendo contra su americana gris marengo.

Pero sobre todas las cosas, lo que sobrecogió su corazón y le inspiró para siempre desde las espuelas de un miedo atroz clavado en sus costados, fue la resuelta y decidida acción de aquel niño suburbial. Sus ojos azules, casi grises, fríos como la muerte que parecía habitar en ese tenebroso rincón olvidado de Dios, parecieron atravesar los suyos propios, quebrándole el  iris y la pupila en mil cristales despedidos contra el barro nauseabundo. Borja dio un paso atrás cuando el pequeño se levantó a lo lejos sin parpadear, sosteniendo la mirada. Luego, se agachó y tomó un puñado de fango entre sus roñosas y pequeñas manos.

Borja no entendió lo que aquel gusano barriobajero gritaba mientras corría contra él con el brazo en alto, amenazando con lanzarle el puñado de barro a la cara. Pero de pronto, toda la solemnidad de las palabras de su padre parecieron cobrar sentido.

-Vámonos ya, papá.

Cuando el lujoso vehículo retomó la carretera y se perdió más allá del lodazal, el pequeño Mario Espada detuvo su carrera. Sus ojos claros quedaron clavados en el vacío que aquel ridículo intruso con chaqueta, corbata y pantalones cortos, dejara en su territorio. Pero en su mente, siguió corriendo. Volando tras el reluciente y suntuoso coche hasta alcanzarlo y lanzar su proyectil de barro contra el parabrisas.

 


Ángel Molina

4 comentarios:

  1. Qué fuerte tu relato! Hace unos años apadrine una aldea a través de un ONG en Tijuana. Cuando comenzaron las cartas mensuales por ser socia vi que también podía colaborar en ciudades como Sevilla y Madrid. Hasta que no fui a algunos lugares de esos, no me di cuenta de lo que había en España. Ahora vivo en Argentina, también viví en México, y fuera de España la gente cree que todos vivimos allí muy bien y que las barriadas con chabolas y niños creciendo entre la basura no existen allí. Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Ana. El sistema se reproduce en todas partes con mayor o menor virulencia. Pero la realidad es terca. Y la sumisión, la ignorancia, la cobardía y la inacción de las masas son como la primavera que cubre de verde la inmundicia. Alimenta la injusticia y a los injustos y esconde sus privilegios conquistados con la sangre y el sudor de los desposeídos.

      Agradezco tu comentario. Y sobre todo, agradezco tu compromiso con la gente y con lo mejor del mundo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar